jueves, 8 de febrero de 2007

El verdadero Tercer Secreto de Fátima

Tras la revelación del Tercer Secreto de Fátima por parte del Vaticano en el año 2000, enviamos la siguiente carta a los medios:

"A propósito del Tercer Secreto de Fátima revelado por la Santa Sede, queremos hacer algunas observaciones:

La visión de Lucía del ángel del Apocalipsis y de la huída del Papa, no pueden ser el mensaje dado por la Virgen ya que se trata sólo de una visión, a diferencia de los dos "secretos" anteriores que contenían un mensaje, junto con la correspondiente visión. Evidentemente no podía ser esa visión el "secreto" al que el Papa Juan XXIII se refirió en esas palabras dramáticas con las que se negó a revelar y cumplir esa profecía: "No quiero ser profeta de desgracias". Tampoco esta visión parece tener la suficiente relevancia como para haber puesto fin a la amenaza de guerra nuclear que se cernía sobre el mundo durante la Crisis de los Misiles. Como resultado de la lectura del Tercer Secreto por parte del Papa Pablo VI al Consejo de Seguridad de la ONU , se puso fin a la crisis y comenzaron las Conferencias de Desarme (SALT) que inauguraron la Guerra Fría. Sin duda el mensaje que cambió el rumbo de la historia no podía ser una mera visión religiosa.

Así pues, para captar el mensaje de la Virgen que acompaña a la visión de Fátima, hay que "cruzar" ésta y el comentario que la acompaña con los mensajes revelados en otras Apariciones de la Virgen aprobadas por la Iglesia. Así, en Akita* (Japón), la Virgen se lamentaba de que su Tercer Secreto de Fátima no se hubiera dado a conocer, y lo repetía a la vidente, Sor Inés Sasagawa, un 13 de octubre de 1973. Decía así:

"Muchos hombres en el mundo afligen al Señor: Deseo almas para consolarle, para suavizar la cólera del Padre Celestial. Deseo, con mi Hijo, almas que reparen con su sufrimiento y su pobreza por los pecadores y los ingratos.... Muchas veces he intervenido con mi Hijo para apaciguar la ira del Padre. He impedido que vinieran calamidades, ofreciéndole los sufrimientos del Hijo en la Cruz, su preciosa Sangre, las almas predilectas que Le consuelan y constituyen la cohorte de almas víctimas. Oración, sacrificio y penitencia pueden suavizar la cólera del Padre... Como ya te he dicho, si los hombres no se arrepienten y no mejoran, el Padre impondrá un terrible castigo a toda la humanidad. Será un castigo más grave que el diluvio, como jamás ha habido otro. Caerá fuego del cielo y aniquilará una gran parte de la humanidad, tanto buenos como malos, no perdonando a fieles ni a sacerdotes. Los supervivientes se encontrarán en tal desolación que envidiarán a los muertos. Las únicas armas que os quedarán entonces será el Rosario.... La acción del diablo se infiltrará hasta en la Iglesia, de modo que se verá cardenales oponerse a cardenales, obispos contra obispos. Los sacerdotes que me veneren serán depreciados y combatidos por sus mismos compañeros; las iglesias y los altares serán saqueados, la Iglesia se llenará de aquellos que aceptan componendas, y el demonio empujará a muchos sacerdotes y religiosas a abandonar el servicio del Señor. El demonio atacará encarnizadamente sobre todo a las almas consagradas a Dios. La perspectiva de la pérdida de muchas almas es la causa de mi tristeza*. Si los pecados crecen en número y gravedad, no habrá perdón para ellos".

Como se puede comprobar al leer la visión de Fátima dada por el Vaticano(1), este mensaje se complementa perfectamente con ella.

Más aún, el mensaje de Akita coincide también con el que diera la Virgen en La Salette en 1846, Aparición aprobada por la Iglesia en 1851 y refrendada solemnemente por el Papa León XIII. Decía la Virgen, mientras lloraba sentada en una roca de las montañas de Grenoble:

"Dios va a castigar de una manera sin precedentes. ¡Ay de los habitantes de la tierra! Dios va a derramar Su cólera y nadie podrá sustraerse a tantos males juntos... ¡Ay de los habitantes de la tierra! Habrá guerras sangrientas y hambres, pestes y enfermedades contagiosas; habrá lluvias de un granizo espantoso para los animales; tempestades que arruinarán ciudades; terremotos que engullirán países; se oirán voces en el aire; los hombres se golpearán la cabeza contra los muros y llamarán a la muerte, pero la muerte no les llegará. Correrá sangre por todas partes. ¿Quién podrá resistir si Dios no acortara el tiempo de la prueba? Por la sangre, las lágrimas y las oraciones de los justos, Dios se dejará aplacar... caerá fuego del cielo y consumirá tres ciudades; el universo entero será presa del terror... el sol se oscurece; sólo la Fe vivirá."
Coincidiendo con la visión de Lucía, la Virgen dijo también: "El Vicario de mi Hijo tendrá mucho que sufrir, porque por un tiempo la Iglesia será entregada a grandes persecuciones. Esta será la hora de las tinieblas. La Iglesia tendrá una crisis espantosa... el Santo Padre sufrirá mucho. Yo estaré con él hasta el fin para recibir su sacrificio. Los malvados atentarán muchas veces contra su vida, sin poder poner fin a sus días..."
No cabe duda de que este mensaje coincide al milímetro con la visión de Fátima divulgada por el Vaticano.

Juan Pablo II en Fulda

Cuando Juan Pablo II estuvo en Fulda, durante su visita a Alemania, del 15 al 19 de noviembre de 1980, le hicieron algunas preguntas respecto al Tercer Secreto de Fátima, y sobre el futuro de la Iglesia. Uno de los presentes documentó la entrevista; los nombres de los testigos están en las oficinas de la revista "Vox Fidei".

– "¿Qué hay del Tercer Secreto de Fátima? Ya debía de haber sido publicado en 1960."

R: «Debido a su impactante contenido, y para evitar que el poderío mundial del comunismo interfiriera en los asuntos de la Iglesia, mis predecesores proporcionaron información confidencial de manera diplomática(2). Además, debe bastar a cada cristiano saber lo siguiente: "Cuando ustedes leen que, los océanos inundarán continentes, que millones de personas morirán repentinamente en pocos minutos..."; y si esto es conocido, en realidad no es necesario pedir la publicación de este secreto.
Muchos lo quieren conocer solo por curiosidad, y por sensacionalismo, pero olvidan que saber implica también una responsabilidad. Pero solo desean satisfacer su propia curiosidad. Esto es peligroso cuando al mismo tiempo no quieren hacer nada; y dicen: "¡Es inútil hacer algo para mejorar la situación!" Entonces el Papa tomó el Rosario y dijo: "¡Aquí esta el remedio para esta enfermedad! Oren, oren y no hagan más preguntas. Encomienden el resto a Nuestra Señora".»

– "¿Qué pasará con la Iglesia?"

R: «Debemos estar preparados para enfrentar grandes pruebas que podrían exigir hasta el sacrificio de la propia vida por Cristo. Las pruebas podrían ser atenuadas por medio de sus oraciones y de las nuestras, pero no podrán evitarse, porque solamente por este medio podrá llevarse a cabo una verdadera renovación de la Iglesia. Tal como ya ha ocurrido muchas veces, que la Iglesia surgió nuevamente, por medio de la sangre. Tampoco será diferente en esta ocasión. Seamos fuertes y preparémonos teniendo fé en Cristo y en su Madre. Oremos mucho y recemos con frecuencia el Santo Rosario.»

(Publicado en "Chiesa Viva" N° 112, Brescia, Italia; "Sol de Fatima" N° 82, Santander, España; "Stimme des Glaubens", "Vox Fidei" Nº 10, 1981; quienes aseguran conocer a la persona que hizo el reportaje.)

Contrastar con el estudio de Alberto Villasana de  2013
-------------------------------------------------------------------------------------
* la imagen de la Virgen lloró lágrimas de agua y sangre en múltiples ocasiones.

7 comentarios:

filomeno dijo...

Un amigo portugués, Mario (A voz portalegrense) ayuda a la difusión de este extraordinario blog

Anónimo dijo...

Meu site www.sinaisdostempos.org es sobre fim de los tiempos
em portugues, soy de Brasil.

Anónimo dijo...

SERIA POSIBLE INUNDAR NUESTROS ESPACIOS CON ESTOS MENSAJES DE NUESTRA MADRE....EN VEZ DE TANTA TONTERA..PARA ASI DIFUNDIR MAS LOS DESIGNIOS DE NUESTRO PADRE....COMO CIBER-APOSTOLES ....

Eduardo Saura dijo...

¡Tiempo!.
Como en baloncesto. Necesitamos tiempo para leer y meditar todo.
En esencia es muy interesante.

Anónimo dijo...

qusiera saber un poco mas me interesa todo este tema tan especial que en difinitiva nos compete a todos pero solo unos pocos tomamos en serio esto los demas prefieren hacer oidos sordos a lo que le temen y no entienden erica

Anónimo dijo...

Unión en las iglesias, quien no esta en contra de nosotros con nosotros esta,purificarse en la oración,en el perdón y la tolerancia,pues se acerca la hora de la lucha,que las iglesias limpien la iniquidad,con oraciones,obras de bien en silencio y complicidad con Dios.Por que la vida humana no se extinga,y se multiplique en el universo,amen.Que San Miguel Arcángel nos guié,por el buen camino y el triunfo del bien, somos los soldados de Dios.

Anónimo dijo...

Duele y debemos rezar mucho